Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


nosotros

Sobre nosotros


Somos un despacho de segunda generación, es decir, varios de nuestros integrantes nacieron en una familia que ya se dedicaba al sector jurídico.

Todos los miembros del despacho tienen mas de 20 años de ejercicio profesional, y también, una gran antigüedad en la empresa.

Podríamos definirnos como boutique del derecho. Una boutique del derecho es un despacho pequeño, o mediano, por debajo de los 20 miembros, donde cada uno se especializado en un área.


Existe una norma social y empresarial llamada 80-20. Básicamente dice que en toda organización, el 20% de las personas resuelven el 80% de los asuntos, y que el otro 80% del personal es el encargado de resolver el 20% complicado y que se sale de la norma o las previsiones.

Este principio está cambiando, y, posiblemente, hoy estamos en una proporción del 60-40. La vida se expande, se globaliza, y se interrelaciona, y en este proceso todo se complica. En otras palabras, los problemas sencillos, los casos tipo, cada vez escasean mas. Los problemas son cada vez mas complicados, y, posiblemente, su problema de este año sea mas difícil que aquel que le cuenta su vecino de arriba, hace diez años.

Hoy, en todos los ámbitos de la vida, todo se interrelaciona, todo se complica. A modo de ejemplos:

1) Una suplantación de personalidad, para robarnos a través de Internet, es realizada desde el extranjero y no solo nos roban, es que llegan a provocar una estafa de la que somos, aparentemente, responsables. Esta suplantación mediante sistemas informáticos, medios de pago electrónicos, páginas web falsas, etc, es cada vez mas frecuente, y abarca desde la materia penal, hasta la administrativa, con elementos informáticos y de extranjería, como consecuencia de la globalización.

2) Abrir una empresa ya no es cuestión mercantil, aparece el derecho del trabajo, la administración regula e impone el derecho administrativo, y no solo somos responsables de lo que hacemos, sino de lo que permitimos hacer, pues, la responsabilidad penal de las empresas, el llamado compliance, ha llegado para quedarse.
Vivimos en uno de los países mas regulados del mundo. Las normas fiscales y administrativas lo abarcan todo, y nuestras obligaciones no son solo pagar, sino no hacer, incluso no dejar que otros hagan, informar, colaborar, etc. Y en este ambiente, cualquier persona, sin asesoramiento, sin conocimiento fiscal, contable, ni jurídico, agotará con el tiempo el “factor suerte” y tendrá molestias, o problemas.
El Estado, la sociedad, incita a lanzarse al “emprendimiento”, pero, al crear una empresa, se pueden acumular, sin saberlo, infracciones y mas infracciones, que pueden llevarle a la ruina, porque ya no es suficiente “darse de alta en el IAE”, ahora es todo mas complicado.

3) Cualquier tema tiene una rama informática, un fleco de protección de datos, una norma de consumidores y usuarios que nos afecta, etc.

4) Cuentan, quienes se dedican a contar, que entre BOE, Boletines autonómicos, y otros con igual capacidad para obligar, cada año, se generan en España 2.400.000 páginas de normas de diferente ámbito y alcance.


Y, a pesar de este cambio que todos conocemos, seguimos buscando al especialista, como esa persona solitaria, que cada vez sabe mas y mas cosas, de un campo mas y mas pequeño. Eso, hoy, no funciona. Es necesario un grupo de especialistas capaces de dominar sus campos, pero, al tiempo, poder comunicarse, interrelacionarse y trabajar coordinadamente. Los problemas actuales, cada vez mas complejos, mas amplios, mas multidisciplinares así lo exigen.

Nuestra estructura de despacho nos permite dar un servicio amplio, interrelacionando campos, y afrontando los modernos problemas que impiden a una sola persona afrontar un problema jurídico, que hoy día, es multidisciplinar.

Gracias a nuestra especialización y capacidad de trabajar en equipo, afrontamos esos auténticos problemas que el 80% de los despachos rechazan, o no son capaces de afrontar adecuadamente. Hablamos de herencias complicadas, cuestiones penales donde se mezclan elementos informáticos, compliance, extranjería o los muy peculiares y muy regulados problemas del personal estatutario, interinos, eventuales, y de los funcionarios públicos.



Una simple consulta a tiempo, un informe previo oportuno, puede evitarle un problema jurídico grave, que suele tardar años en resolverse. Además, seguramente, le provocará ulcera de estómago, o agriamiento del carácter, o tal vez insomnio, o cualquiera de esas molestias que nadie cuenta, que nunca se reconocen, pero que casi todos aquellos que se ven involucrados, por primera vez, en un proceso judicial, policial, o sancionador, tienden a sufrir. Esos problemas, esos padecimientos, son el precio personal de los incidentes, y es un precio afecta a su familia, a su entorno, y en conjunto, excede, con mucho, el coste económico del procedimiento, y muchísimo mas que una consulta previa, que podría evitarle evitado todos esos problemas.

Del mismo modo que se recomiendan los seguros, para compensar las pérdidas de un suceso fortuito, una consulta jurídica, a tiempo puede ser fundamental para su éxito, en un mundo hiper-regulado.

Si quiere realizar una consulta, o encargarnos un asunto, pulse aquí.

Distribuidor de navegacion

.. - - - - - I N I C I O
.. - A - Quienes somos
.. - B - Como podemos ayudarle /Servicios
.. - C - Sobre nosotros
.. - D - Donde estamos
.. - E - Como contactar
.. - F - Testimonios
.. - G - Avisos legales, cookies, etc
.. - 1 - ARTICULOS
.. - 2 - LEGISLACION
.. - 3 - BIBLIOTECA
.. - 4 - HISTORIA
nosotros.txt · Última modificación: 2022/02/27 22:04 (editor externo)